Lechazo al Horno en su punto de sabor

HOY TENGO ALGO MUY RICO PARA COMPARTIR. El Lechazo al Horno es una excelente receta de la cocina típica asturiana. Además es un plato muy especial para elaborar en ocasiones y en grandes celebraciones: Noche Buena, Navidad, Cumpleaños, Fiestas, … ¡Además son recetas muy fáciles de elaborar para momentos importantes!.

Lehazo al Horno

Lechazo al Horno con Patatas

El lechazo al horno es una delicia culinaria que rinde homenaje a la rica tradición gastronómica. Para comenzar, selecciona un lechazo tierno y jugoso, idealmente de leche, que garantizará una experiencia gastronómica excepcional. Para realzar los sabores, sazona la carne con una mezcla de hierbas frescas como romero y tomillo, junto con un toque de ajo. Precalienta el horno para asegurar una cocción uniforme y jugosa, permitiendo que los aromas se mezclen de manera irresistible. A medida que el lechazo asa lentamente, el exterior se volverá crujiente y dorado, mientras que el interior se impregnará de los jugos naturales, creando una fusión de sabores que deleitará a cualquier comensal. Sirve esta obra maestra culinaria con guarniciones de temporada para una experiencia gastronómica auténtica que transportará a tus invitados a la esencia misma de la cocina tradicional. Este lechazo al horno es más que una receta, es una celebración de la buena comida y la tradición que perdura a lo largo del tiempo.


unidad

Raciones: 

3 personas

reloj

Tiempo de Preparación:

2 h. 

nivel

Dificultad:

Media


Ingredientes necesarios para hacer el Lechazo:

  • 1 cuarto de lechazo.
  • 2 vasos de agua.
  • Vino blanco.
  • Sal fina.

Para la ensalada:

  • Lechuga.
  • Tomate.
  • Cebolla.
  • Aceite de oliva.
  • Vinagre.
  • Sal.

Para la guarnición:

  • Patatas fritas.
  • Pimientos.
  • Sal.

¿Cómo hacer la receta del Lechazo al Horno paso a paso?:

  1. El lechazo suele pesar entre seis y siete kilos. El lechazo o cordero lechal no necesita especias ni añadidos en la cocina. En primer lugar se corta el lechazo en trozos grandes. Luego, se precalienta el horno a 200 Cº. Se agregan 2 vasos de agua en la fuente de barro. El agua es muy importante. No debe de faltar agua en el fondo de la fuente durante la cocción. Si se necesita se pueden echar chorros pequeños de agua de vez en cuando.
  2. A continuación, se coloca el lechazo con la piel por debajo y se sazona con un poco de sal. Es muy importante que la piel del lechazo no toque el agua por lo que se puede poner una cuchara de madera de base. Se introduce en el horno durante una hora aproximadamente. Pasada la hora se da la vuelta al lechazo y lo metemos de nuevo al horno con la piel hacia arriba. También se echa un chorrito de vino blanco sobre la piel tostada.
  3. De nuevo lo metemos al horno durante una hora aproximadamente  o cuando la salsa quede espesa y el lechazo esté tostado. Una vez asado se sirve para su presentación el lechazo con todo su jugo y acompañado también de una buena ensalada o unas patatas fritas con pimientos de guarnición.
  4. Finalmente y para dar un toque perfecto a la degustación se debe acompañar la deliciosa receta con una buena botella de vino.