Conejo Guisado. ¿Qué Comer en Asturias?

 


Conejo Guisado

Conejo Guisado. Receta de la Abuela

En el mundo de la gastronomía, existen platos que no solo deleitan el paladar, sino que también nos transportan a nuestras raíces y tradiciones culinarias. El conejo guisado es uno de esos platos clásicos que ha perdurado a lo largo de los años, conquistando el corazón de los amantes de la cocina casera. En este artículo, te invitamos a descubrir la receta del conejo guisado, una preparación que combina ingredientes simples con una explosión de sabores y aromas. Prepárate para disfrutar de un plato reconfortante y lleno de tradición.

El conejo guisado es una receta que se ha transmitido de generación en generación, especialmente en regiones rurales, donde este sabroso animal es abundante. La clave de este plato reside en su preparación lenta y cuidadosa, que permite que los sabores se fusionen y se intensifiquen. El conejo, con su carne tierna y su sabor característico, se convierte en el protagonista de este guiso tradicional.

Ingredientes necesarios (para 4 personas):

  • 1 conejo.
  • 1 vaso de aceite de oliva.
  • 1 vaso de vino.
  • 1 cabeza de ajos.
  • 1 rama de tomillo.
  • 1/2 cucharada de orégano.
  • 1/2 cebolla.
  • 1 cucharada de pimiento molido.
  • 1 tomate.
  • 1 hoja de laurel.
  • Agua.
  • Sal.

¿Cómo hacer el Conejo Guisado paso a paso?:

  1. En primer lugar se corta el conejo en trozos y se  coloca en una fuente de barro con el aceite.
  2. A continuación, se añaden los ajos, la cebolla, y el tomate picados muy finos junto con el resto de los ingredientes, salvo el vino y el agua. Se sazona a gusto.
  3. Luego se rehoga de nuevo, después se incorpora el agua,  el vino y se cuece hasta que el agua se evapore.

El conejo guisado es un plato que trae consigo la nostalgia de nuestras tradiciones culinarias y nos ofrece una experiencia gastronómica llena de sabores y aromas reconfortantes. Esta receta es perfecta para aquellos que deseen explorar la cocina casera asturiana y deleitar a sus comensales con un plato clásico y delicioso. El conejo, con su carne tierna y jugosa, se combina a la perfección con las hierbas aromáticas, las verduras y los caldos, creando una sinfonía de sabores en cada bocado.

Preparar el conejo guisado es más que solo cocinar, es sumergirse en una experiencia culinaria que nos conecta con nuestras raíces y nos permite disfrutar de la comida en su forma más auténtica. Es un plato versátil que se puede adaptar a diferentes gustos y preferencias, permitiéndote agregar tu toque personal. Puedes añadir champiñones, aceitunas o incluso unas patatas para enriquecer aún más el guiso.

Además, el conejo guisado es un plato nutritivo y saludable. La carne de conejo es baja en grasas y rica en proteínas, vitaminas y minerales, lo que lo convierte en una excelente opción para aquellos que buscan una alimentación equilibrada y sabrosa. Además, el proceso de cocción lenta del guiso permite que los sabores se intensifiquen sin necesidad de agregar grandes cantidades de grasas o condimentos artificiales.

Ya sea que decidas preparar el conejo guisado para una ocasión especial o simplemente para disfrutar de una comida reconfortante en casa, esta receta tradicional seguramente te conquistará con su sabor y aroma inigualables. No hay duda de que este plato se convertirá en uno de tus favoritos y en un clásico en tu repertorio culinario.

En resumen, el conejo guisado es un plato que va más allá de lo que se sirve en el plato. Es una experiencia que te transporta a la cocina de nuestras abuelas y te permite disfrutar de sabores auténticos y llenos de tradición. Anímate a explorar esta deliciosa receta y sorprende a tus seres queridos con un plato lleno de historia y amor. ¡Buen provecho!.